Una vez más: Ni Una Menos

En 2015 fue la primera marcha en contra de los femicidios. La consigna se convirtió en colectivo y hoy, a cinco años, el grito sigue en pie.

GÉNERO, MUJERES, NI UNA MENOS, 3 DE JUNIO, OBSERVATORIO DE GÉNERO, AHORA QUE SI NOS VEN, FEMICIDIOS, 2020, ARGENTINA

Cinco años del primer Ni Una Menos en el país. En aquel momento, dos periodistas mujeres intercambiaron mensajes por Twitter, Marcela Ojeda y Florencia Etcheves. Hacía horas se había conocido la noticia del femicidio de Chiara Páez, la joven santafesina de 14 años asesinada a golpes por su pareja, y los nombres de Melina Romero, Natalia Rocha, Paola Rodríguez, entre otros, seguían resonando en los noticieros. Por este motivo, la  convocatoria a levantar la voz hizo eco y, a los días, se organizaron.

Por redes sociales se convocó a una manifestación. “Ni Una Menos”, era su nombre. Pero, en aquel entonces, había varias aristas que las organizadoras no sabían que ocurrirían. En un principio el llamado era para la Ciudad de Buenos Aires, pero por organizaciones feministas, se federalizó. Incluso, tomó trascendencia internacional. Toda América Latina marchó. Tampoco se imaginaron la magnitud: frente al Congreso de la Nación y en cada ciudad del país, alrededor de 200.000 personas salieron a la calle con banderas y carteles. El objetivo era visibilizar y pedir “basta de femicidios y violencia hacia las mujeres”.

“Vivas nos queremos”, “¡Que no falte ninguna mujer más!”, “¡Nos están matando!”, decían, gritaban y agitaban. La tercera sorpresa para aquellas organizadoras fue que ese grito se estableció y año a año se repitió. Cada 3 de junio mujeres inundaron las calles. Cada vez se sumaban más y las consignas empezaron a ampliarse. En contra de los trasvesticidios, por la brecha salarial, por los roles de género, por la falta de políticas públicas, por el aborto legal, entre otras. Y, esto generó que el Ni Una Menos ya no sea consigna, sino un colectivo, una organización, un movimiento feminista.

Ya no solo lideraron los 3 de junio, sino que también encabezaron marchas, paros generales, pañuelazos, discusiones, debates y diversas manifestaciones. Siempre accionando, visibilizando y luchando contra los femicidios, la violencia machista y patriarcal. Hoy, a cinco años y en medio de una pandemia mundial, la marcha no ocurrirá como se acostumbra pero sí habrá actividades. El colectivo, a partir de sus redes sociales, realizó un comunicado:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

A 5 años de la primera vez que pusimos en a calle el grito colectivo ¡Ni Una Menos! contra los femicidios, los transfemicidios y travesticidios y que transformó vidas y formas de organización colectiva para denunciar que la violencia machista y sexista es un entramado económico, político y cultural, decimos esta vez: ¡Nos sostienen las redes feministas! Porque la pandemia nos aleja de la calle pero no de los vínculos de afecto y militancia que construimos estos años juntas y juntes en los lugares de trabajo, de estudio, en los barrios, en los comedores y los merenderos y en cada territorio de cada provincia donde nosotras nosotres estamos en la primera línea de una crisis sanitaria y social sin precedentes. Nos sostienen las redes feministas cuando las compañeras trans travestis aún mueren a los 35 años sin vivienda digna ni trabajo registrado. Nos sostienen las redes feministas cuando tenemos que enfrentar la violencia dentro de los hogares que se incrementa con el necesario encierro doméstico. Nos sostienen las redes feministas cuando necesitamos abortar con las causales legales porque todavía no tenemos aborto legal. Nos sostienen las redes feministas cuando entendemos, juntas y juntes, que esta crisis que es también de cuidados, no puede recaer con tanta fuerza sobre los cuerpos de mujeres, lesbianas, travestis y trans que seguimos haciendo tareas de cuidado y comunitarias sin recibir salario. Esas tareas pueden ser amor pero seguro son trabajo no pago. Este 3J no estaremos en las calles pero estamos enredadas y tramando acciones, la marea no se detiene ¡vivas, libres y desendeudades nos queremos! 18.00 Lectura de documento colectivo. 19.00 Ruidazo federal 21.00 proyectorazo #5añosNiUnaMenos #VivasyLibresNosQueremos #DesendeudadesNosQueremos #Cupolaboraltransya #LaDeudaEsConNosotres #NosSostienenRedesFeministas #EmergenciaEnViolencia

Una publicación compartida de Ni Una Menos (@_niunamenos_) el

Actividades
-18.00 horas: Lectura de documento colectivo.
-19.00 horas: Ruidazo federal.
-21.00 horas: proyectorazo.

El Observatorio de las violencias de género, “Ahora que sí nos ven”, dio a conocer las cifras de femicidios en Argentina entre el 3 de junio de 2015 y el 25 de mayo de 2020, “elaboradas a partir del análisis de medios gráficos y digitales de todo el país”. Los datos relevados de medios gráficos y digitales de todo el país nos muestran que la violencia machista no ha dejado de existir. Durante el período registrado ocurrieron 1.450 femicidios, es decir, uno femicidio cada 30 horas.

Según las cifras, el lugar donde más expuestas están las mujeres son sus propios hogar, siendo en estos cinco años, el 64,6% de los femicidios. Al mismo tiempo, el 87% de los femicidas formaban parte del círculo íntimo o conocido de las víctimas, el 66% de los femicidios fueron cometidos por la pareja o ex pareja de la víctima. “Aquellos que dicen amarnos, nos matan”, aseguran en sus redes sociales. Desde el 2015, como consecuencia de los femicidios, 1.527 niñes perdieron a sus madres a causa de la violencia machista, “elles también son víctimas de las violencias”.

Por otro lado, informaron que “el 18,3% de las víctimas de femicidio había realizado una denuncia previa y el 8,4% tenía medidas de protección” y agregaron: “continuamos expresando que es sumamente importante que la Justicia actúe con celeridad, tome medidas de protección con perspectiva de género y controle el efectivo cumplimiento de las mismas, siendo para ello central el rol de las fuerzas de seguridad”.

Para finalizar, manifestaron: “la marea feminista que invadió las calles de todo el país y que puso en la agenda mediática y política a las violencias de género hace cinco años, logró abrir el camino a un proceso de transformación social. Un camino en el que no estamos solas, porque fuimos construyendo y consolidando redes solidarias y feministas, que nos sostienen y en las que luchamos día a día por nuestro derecho a vivir una vida libre de violencias”.

Durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio por el virus COVID-19, la violencia hacia las mujeres no cesó. El encierro con sus agresores aumenta la peligrosidad. Los femicidios siguen ocurriendo y las denuncias se acrecientan.  Quienes están viviendo una situación de violencia pueden salir de su casallamar a la línea gratuita 144, que funciona las 24 horas todos los días del año, o comunicarte a los números de WhatsApp (1127716463 – 1127759047/48).

Por Camila Costa.

Previous El especial guiño de Andújar y Mascherano a Basanta
Next Habilitan la producción de indumentaria en La Plata