Un gol con sello de 19

Retegui fue el autor del único gol del derby platense, tras la asistencia de Fernández. En la jugada se puede la jerarquía del 10 para encontrar espacios y los clásicos movimientos del 9 de antaño: media vuelta y remate al arco. Sin embargo, también se puede ver una desorganización defensiva del Lobo en el gol ¿Error de Guanini, por salir tan lejos, o de Ayala, por su ubicación? Aquí el análisis.


La jugada del gol inicia en el sector de mitad de cancha cuando Facundo Sánchez (14) dispone de la pelota en sus pies. El lateral del Pincha decide realizar un pase a las espaldas de la línea de volantes de Gimnasia, para Gastón Fernández (10) que se ubica como receptor sin marca.

Al ver al mediocampista de Estudiantes libre, Guanini (28) decide abandonar su posición en la línea de defensores e ir a presionarlo. Además del central del Lobo, Ayala (16), quien se encontraba sin marca sobre el sector derecho, también decide ir a marcar a Fernández (10).

El número 10 Pincha decide jugar de primera para Retegui (19), que tiene a su espalda la marca de Guiffrey (24).

 

El joven delantero le devuelve la pared a Fernández (10) y se proyecta hacia el área grande del Lobo para “arrastrar” su marca y liberar la zona.
De esta forma, Guiffrey (24) lo persigue y permite que Fernández (10) pueda continuar con su progresión.

Cuando vuelve a tener el dominio del balón, nuevamente tiene el marcaje de Guanini (28). Así se genera un espacio en la última línea de Gimnasia, por lo que Caire (15) debe realizar la cobertura sobre el espacio brindado por los defensores centrales, ambos con marcas, y abandonar el marcaje de López (28) para reacomodar la defensa del Lobo en una línea de 3: Caire (15), Guiffrey (24) y Licht (25).

Una vez que Retegui (19) se ubica entre Caire (15) y Guiffrey (24), Fernández (10) vuelve a jugar el balón para el único delantero Pincha, quien recepciona con la cara externa de su pie derecho, lo acomoda y remata al arco para que la pelota termine en el fondo de la red, sin que Arias (31) pueda desviarla.

El movimiento del joven delantero de Estudiantes es propio de los tradicionales “9”, quienes servían como “descarga”, al jugar de espalda al arco y sostener la marca, para girar y rematar de media distancia.

Además, otro aspecto a observar es la llegada de los volantes a la zona de finalización, con López (28) y Castro (17) quienes arriban al área rival, generando profundidad a partir de la amplitud. Elementos que caracterizan el modelo de juego del técnico Gabriel Milito y que comienzan a darle resultados.

Con esta jugada, Estudiantes logró romper el 0 en el marcador y quedarse con el clásico. El Pincha acumula tres victorias consecutivas en lo que va del torneo y recibe a Talleres el próximo viernes, en la víspera de su regreso a 1 y 57. Por su parte, Gimnasia visitará a Aldosivi, en Mar del Plata, y cosechó su sexta derrota como local, sin haber podido ganar en esta condición.

 

 

Rafael Crocinelli

Previous "Sueño de Pescado creció musicalmente y en lo espiritual"
Next Cerbero cierra el año con un show acústico