Triunfo y semifinales por primera vez

En un durísimo partido contra Chiefs en el Amalfitani, los Jaguares se impusieron por 21-16 y se metieron entre los mejores cuatro del Super Rugby.


Hace solo un año, Jaguares jugó sus primeros cuartos de final. Y doce meses después, logra superar esa instancia tras ganarle a Chiefs. El conjunto neozelandés fue un durísimo rival. Ya había mostrado sus credenciales en marzo cuando se llevó de Argentina un ajustado triunfo por 30-27. Junto a Lions, fueron los únicos que lograron vencer en el Estadio José Amalfitani.

Esta vez, el partido empezó con una buena noticia. En el primer ataque, Pablo Matera apoyó su sexto try en el año. Lejos de lo que aparentaba, no facilitó las acciones. De hecho, Chiefs terminó el primer tiempo ganando por 10-8 tras un try por el centro que apoyó Boshier y el pie derecho de su apertura, Debreczeni, que aportó otros cinco tantos.

Trabado y de un enorme desgaste físico, los dos equipos lograron incomodarse. Chiefs estiró a 6 la ventaja con dos penales y parecía que tomaba respiro en el marcador. Sin embargo, un try de Matías Moroni renovó las expectativas y Díaz Bonilla hizo lo propio con una conversión y dos penales que sellaron el marcador final. El jugador surgido de Hindú sumó 11 puntos y ya lleva 102 en lo que va del año, siendo el que más aportó al equipo en la temporada.

Luego, hubo tiempo para la defensa y el corazón de este equipo, un sello distintivo a esta altura. Tejiendo una tela araña en la marca, el equipo fue paciente, no cometió errores y festejó el final como un desahogo. No es para menos: por primera vez, Jaguares jugará las semifinales del Personal Super Rugby. Este sábado, del ganador de Sharks y Brumbies saldrá el rival del próximo viernes, otra vez en el Estadio José Amalfitani.

Gonzalo Quesada:

«Fue un verdadero partido de cuartos de final con buenas defensas y pocas oportunidades de quiebre. Así que estoy muy contento con la efectividad que tuvimos en el partido. Intentamos generar oportunidades desde los lanzamientos, pero tuvimos pocas de las que habíamos preparado para sorprenderlos».

«Hace varios partidos que habíamos logrado quebrar y marcar y también entrenamos para aprovechar las oportunidades de nuestra defensa. Sabíamos que íbamos a tener que estar listos para adaptarnos. El plan de juego se fue adaptando a las condiciones. Si miramos para atrás en el período de construcción del equipo, hablábamos del carácter que el equipo necesitaba y necesitamos seguir trabajando en la capacidad de manejar los tiempos de partido, que en los últimos meses fue mejorando día a día».

Matías Moroni:

“Fue un partido durísimo, que luchamos palo y palo. Ellos nos exigieron mucho. Ahora tenemos que disfrutar y se viene una semana más importante todavía. Estoy cansado, pero siento una alegría inmensa. Hoy otra vez la clave estuvo en la defensa. Ellos en ningún momento nos pudieron superar ni agarrar ritmo de juego. Los forwards hicieron un trabajo muy grande porque sabíamos que con la pelota dinámica son muy peligrosos. Así que por suerte los pudimos dominar”.

Previous ¿Qué necesita Argentina?
Next "La dependencia que tenemos con el celular no colabora"