“Tengo muchos años de hacer canciones, creo que he encontrado un lenguaje propio”

Fabián Fafo Villamil contó parte de su historia artística y dio detalles de su primer disco como solista en Radio Única.


El músico y docente dialogó con Radio Única sobre Arbolmar el álbum con el que volvió a crear canciones de rock después de  más de una década de trabajar con otros géneros y que es El Recomendado de esta semana. Se trata de un disco de canciones rockeras que abordan elementos de la naturaleza en su prosa, producido por él junto a Martín Casado (quien también tocó la batería) con Gastón Paganini en el bajo y el Cana San Martín en la grabación y masterización.

Fabián empezó a tocar la guitarra a los 8 años y en la adolescencia ya comenzó a estudiar el lenguaje musical a punto tal que hoy es docente y tiene su propia escuela llamada Mapu. Sobre esto, expresó que “no existe la cuestión del don o el ADN. Lo que hay son contextos y formas de abordar las actividades. Mi abuelo a los once años me ponía un bandeoneon en las patas. Mi mamá es soprano, canta divino, mi tía es profesora de piano, ahora mi papá es alumno mío, mi hermana es actriz, mi hermano más chico también es músico, otra hermana es ingeniera en sonido. He crecido en un ámbito súper cultural”.

A partir de esa infancia y esa temprana vocación (germinada con años de estudio), Fafo formó parte de bandas y creó ciclos arísticos que lo han llevado a recorrer Argentina y el continente, pero con estéticas vinculadas al folclóre, el jazz y la música latinoamericana. Con Arbolmar, sin embargo, “me vuelvo a amigar con el lenguaje del rock, con las canciones más directas y sencillas, la música que tocaba cuando era más chico”, afirmó y reveló que lo que terminó de definir la estética del álbum “fue la compañía que tuve con el productor del disco que fue Tincho Casado. El maridaje con él hizo que se termine de definir hacia un disco de rock super directo que es básicamente un power trío”.

Aquel alejamiento del rock (la música que había acompañado su adolescencia y sus primeros años como artista se debió a que sintió “el rock había dejado de decir cosas”. Ahora, “el contexto cambió y hay bandas que me encantan, te diría que las que más me gustan son de La Plata, y me volvió a enamorar el discurso del rock”, subrayó Villamil y agregó: “también, de alguna manera me cansé un poco de algún lenguaje folclórico ligado al jazz que me parece que se ha vuelto un hecho medio de guetto. El mató me voló la cabeza, o Pérez, o Mostruo!… También me pasó que estoy tocando mucho rock con mis alumnos y volver a rockear es algo que está buenísimo”.

Siguiendo esta línea, Fabián se refirió a las canciones que integran el disco y a la música que las completa. “Me gusta mucho tratar de encontrar el equilibrio entre una buena letra y una música que me llame la atención. Trato de dedicarle tanta energía a la letra como a la música. No soy un contador de historias, me gusta pensar mis letras como poesía y a eso ligarle un sonido. Me gusta trabajar en el equilibro entre esas dos cosas”, indicó. En Arbolmar, “arranqué laburando con el objetivo de hacer un disco conceptual que hable acerca de los árboles como un pequeño homenaje al Flaco y su disco que se llama Para los árboles. En la mitad del río me encontré con canciones que hablan de otras cosas, como el agua”.

El artista destacó que se trata de “dejar algo que sea más importante que nosotros y que nuestro pasar acá”. “Gabriel García Márquez decía que la muerte es muy injusta y que la única manera de resistir es el arte. Siempre que me siento a escribir me gusta decir esas cosas que son trascendentales para la vida”, concluyó.

Escucha la entrevista completa acá:

Previous "El proyecto arquitectónico tiene mucho para decir"
Next En La Plata es obligatorio el uso de máscaras de protección facial