“Se nos ignora un poco porque si sos mujer sos mala”

Una de las mejores jugadoras profesionales de Counter Strike del país dialogó con Tarde Neurótica sobre la mujer en el mundo esports.


Lara Correa, más conocida como Larischz, es una de las primeras jugadoras profesionales de Counter Strike del país. Además de pionera, la joven de 24 años ha logrado triunfos históricos para Gaming nacional. El periodista especializado en este universo, Nicolás Berrutti, la invitó a Tarde Neurótica para que cuente su historia, su pasión por los deportes electrónicos y para que comparta su mirada respecto de la desigualdad de género en el universo gamer.

Sobre sus comienzos como aficionada a los videojuegos Lara recordó: “fue irónico porque a mí el Counter Strike no me gustaba, lo jugaba mi hermano y yo se lo desinstalaba todo el tiempo. Yo jugaba al sims nada más”. Con el paso del tiempo terminó uniéndose a su hermano menor: “lo empecé a jugar y me empezó a gustar. Desde los 10 que juego y nunca dejé de jugar”, afirmó.

Pensando en sus inicios y en las diferencias entre mujeres y hombres, Lara contó que actualmente las mujeres “tenemos bastante apoyo, nos tienen más en cuenta. En ese tiempo seguíamos siendo un cero a la izquierda. Éramos cinco chicas jugando en toda la Argentina”. A esto le sumó: “con todo este boom del feminismo también es un tema de marketing”.

Respecto de la incorporación de mujeres a los equipos profesionales de eSports con fines de marketing, la gamer explicó: “nostras queremos competir y lo que se nos de tiene que ser en base a eso. Estamos muy abocadas a demostrar, aprender, competir y todo a un nivel deportivo. Lo que es marketing, fotos y todo este tema de hacer circular a una minita jugando entendemos que es parte porque hoy en día es todo imagen”. A su vez, reveló que “hay ligas separadas, pero nosotras podemos jugar las ligas masculinas, pero los hombres las femeninas no. Ahí hay un tema de desigualdad medio raro”.

Escucha la entrevista completa acá:

Previous "Seguimos trabajando en forma manual los viñedos"
Next Las prohibiciones vistas desde la neurociencia