¿Qué película ver esta semana?

Maximiliano Curcio repasó la cartelera de las pantallas comerciales, los espacios INCAA y las plataformas de streaming.


El crítico cinematográfico con más de diez años de trayectoria volvió a su columna semanal de Tarde Neurótica para repasar las novedades del séptimo arte en la ciudad. A nivel comercial el Cinema La Plata estrena un film de terror y una aventura animada mediante live-action salida de un videojuego. El Cine Select, por su parte, continúa con el ciclo de verano con un film de Almodóvar que se proyectará gratuitamente. Finalmente, Curcio recomendó un largometraje recientemente incorporado al catálogo de Netflix.

Sonic

Esta película de ‘live-action’ basada en el videojuego de SEGA sobre un erizo de color azul, se concibe como un entretenimiento para toda la familia. El ‘live action’ es una técnica por la cual, actores animados o de animación, pasan a ser interpretados por personas de carne y hueso, caracterizados como los dibujos originales. De manera que vemos un actor “humano” caracterizando un ser animado, que podríamos traducir como “acción viva”. Partiendo de la base de que es empleado para dar vida a personajes animados complementado con efectos especiales, podemos establecer que su aplicación abarca los personajes de anime y/o comic, donde suele intercalarse con la técnica 3D. Es decir, un mismo personaje de comic será caracterizado en un actor real, pero habrá partes donde podremos ver que el personaje de comic puede ser caracterizado a través de la animación 3D, en un mundo audiovisual también generado digitalmente, ya que disminuye costos al retocar algunas imágenes a través de esta técnica. La película se iba a estrenar en noviembre de 2019, pero luego de la publicación del primer trailer donde los fans reaccionaron negativamente frente al aspecto del erizo, el estudio decidió rediseñarlo completamente postergando así su estreno. Este antecedente nos sirve para evaluar al cine actual de entretenimiento en su estado presente. Podemos comprobar que la dinámica entre creadores y consumidores está cambiando a pasos agigantados, gracias a un poderoso instrumento que ingresa en la ecuación transmedial como son las redes sociales. Síntomas de la evolución continua que vive el medio audiovisual y también un veto unánime que habla de que la tarea de diseño del personaje no guardaba fidelidad con su concepción original.

La maldición renace

Nos presenta la historia de un vendedor inmobiliario, que tiene a su cargo la venta de una casa embrujada acechada por la presencia de un fantasma que lanza una maldición a quienes deciden ingresar en ella, causándoles una violenta muerte. Con tan predecible argumento se presenta esta película que inaugura de modo mediocre el 2020 para el siempre transitado género de terror, cada vez más lejos del esplendor que viviera hacia los años ’70 y ‘80. La película esta pobremente concebida y escasean sus valores, a pesar de estar producida por un especialista en el género como Sam Raimi, quien durante los primeros tramos de su trayectoria se especializara en el cine de terror de posesiones infernales como lo demuestran películas de su autoría como la saga “The Evil Dead”. Aquí, se vuelve por enésima vez a recurrir narrativamente a la casa encantada y el fantasma vengativo que se presenta como una concreta amenaza. Bebiendo de las fuentes de películas comerciales como “Destino Final” y el tan mentado j-horror (la vertiente de terror oriental sobre posesiones sobrenaturales que causara furor a comienzos de los 2000). Este compendio de clichés anticipables y repetidos infinitas veces, que persiguen el susto fácil para la rápida consumición de público mayormente adolescente, están lejos de la decencia y originalidad de la que hacían gala auténticos ejemplares del j-horror, como “The Ring” de Hideo Nakata, también llevado a Hollywood por Gore Verbinski en el año 2002. Burda, pretenciosa y endeble, pretende ser una segunda remake de “The Grudge” de Takashi Shumizu (ya apropiada por Hollywood en 2004) que dista en novedad y riesgo con su original. Solo recomendable para fieles incondicionales del género.

Cine Select: Hable con ella

El 15 de febrero, el cine Select Movil proyecta “Hable con ella” de Pedro Almodovar en el patio del C.C. Islas Malvinas, con entrada gratuita. Aquí, el cineasta hispano explora, una vez más, el terreno más íntimo de sus obsesiones y continúa experimentando con éxito en el ámbito del melodrama, una recurrencia cada vez más acentuada, habiendo dejado atrás su anterior afición por retratar, de manera bizarra, universos de comedia como los pertenecientes a su obra más temprana. Se nos presenta una visión del amor sin igual, que tiene como objeto de esa devoción a una mujer y toda la singular elaboración psíquica que esta conlleva consigo. El resultado es un potente melodrama que se encumbra como el trabajo más maduro que su director ha llevado a la pantalla, donde cada elemento encaja a la perfección con extrema sutileza. Narrativamente, el film posee una estructura sumamente interesante, llena de giros imprevistos y que desembocarán en la tragedia y en el romance. Estas variantes que incluye Almodóvar en la historia, la hacen rica en elementos que desnudan obsesiones propias y dejan al descubierto las conductas humanas ante situaciones extremas. Notable a la hora de transmitir las sensaciones que éstos experimentan al enfrentar sus propios límites, el film posee una complejidad argumentativa puesta de manifiesto a la manera característica del autor, que desarrolla personajes y hechos a la perfección, explotando sus habituales líneas de fino humor. Un experto en retratar con maestría el universo femenino, Almodóvar entrega el protagonismo a dos hombres de corazón herido frente a sus amores en estado de coma, otorgando a la mirada masculina la responsabilidad para bucear en sus sentimientos hacia el otro sexo con emoción, ilusión e intensidad. “Hable con Ella” redondea una compleja trama diseccionada en la mano experta y singular del brillante autor ibérico, para erigirse como una arriesgada, vigorosa y libre pensante visión de un amor hermosamente trágico.

Netflix: La chica que amaba a los caballos

Luego de pasar por el festival de cine independiente de Sundance, acaba de llegar al catálogo Netflix, de la mano del director y guionista Jeff Baena, una propuesta estético-conceptual y una banda sonora que recuerdan al cine de David Lynch y sus laberintos oníricos. Nos cuenta la historia de Sarah, una joven peculiar con debilidad por los caballos, aficionada a las manualidades y a las series policiacas sobrenaturales, cuyos sueños y premoniciones irrumpen cada vez más en su vida cotidiana. Alison Brie es una actriz que ya ha demostrado su talento, tanto en series como Mad Men y Glow, y acá se pone al servicio de una exploración poco habitual y dolorosa de la extrañeza, la ajenidad, la incomprensión y la soledad que proviene de ser visto ante la sociedad como una persona mentalmente insana. Explorando diversos registros, desde la comedia romántica al drama y la fantasía, se vale de una intrincada estructura narrativa que sale de lo convencional, así como del impecable trabajo corporal de Brie. Aquello que empieza perfilándose como una comedia romántica indie y extravagante, se transforma en algo perturbador y misterioso, que explora posibles teorías acera de la clonación, la abducción alienígena y los viajes en el tiempo. Este inusual enfoque sobre las enfermedades mentales y el verosímil argumental sobre el que se estructura la trama pondrán a prueba en todo momento la atención y la inteligencia del espectador para descifrar su sentido, a fin de descubrir que se esconde detrás de la aparente falta de cordura de su protagonista.

Escucha la columna completa acá:

Previous Por si no lo viste: así luce el nuevo Batman
Next El Resucitar de Fito Paez