¿Cuáles son las señales de alerta ante las situaciones de violencia de género?

La violencia de género dentro de la pareja puede ser prevenida y tratada, pero ¿qué hacemos con estas alertas si estamos involucrades? Hablamos con la Licenciada Marcela Marcos y Martínez, que forma parte de la ONG Las Mirabal La Plata.


Por Lucía Servidio

La psicóloga afirma que si bien el camino de la justicia es el más importante, aún no hemos desarrollado herramientas paliativas y que aunque el tema esté en la agenda política del Estado, los números son otros. “Quienes están ahí son las ONGs no el Estado. Tenemos un ministerio acá que tiene protocolos pero estos protocolos siguen fallando.”

¿Cuáles son las señales de alerta ante las situaciones de violencia?

“Cuando se habla de alerta, es importante visibilizar el comportamiento de esa pareja violenta y además chequear nuestros sentimientos, lo que nos pasa con esa relación. Ninguna relación de pareja empieza directamente con el golpe, van escalando.” Debemos saber qué sentimos cuando esa pareja nos violenta, entendiendo que “el comportamiento de un violento no debe confundirse con un comportamiento amoroso, ahí la palabra clave es control, hostigamiento.”

Las acciones que tienen ellos de indagar, perseguir, controlar las redes sociales, la vestimenta, los grupos de amigos, nos dan señales y nos hacen sentir de cierta manera. El aislamiento es lo principal en estos casos, y cuando te aíslan no hay muchas herramientas.

Dice la profesional “tienen que ir viendo cual es el impacto del vínculo violento que tiene sobre nosotras, cómo nos hace sentir. El hombre proyecta su malestar en la mujer, y ahí empiezan los síntomas en la mujer, baja autoestima, tristeza, depresión, trastornos en el sueño, trastornos alimenticios, cefalea, agotamiento general. El cuerpo lo expresa.” 

¿Qué hacer ante la naturalización y negación de esa amiga o piba que conocemos?

“La clave es no brindar miedo.” Dice Marcela, “el miedo somete, aísla y condiciona. Tiene que ser un trabajo muy sutil, sobre todo de acompañamiento. La primera alarma muchas veces que tiene la mujer es la vergüenza y de esta situación no se puede salir sola.”

“Es necesario acompañar con charlas, con otras herramientas” , y cuando la otra persona no quiere salir, ser nosotras las que nos informemos. Interiorizarnos con expertos en el área y luego atender a esa amiga, prima, hermana, familiar. Ayudar no desde la desesperación. “Más allá de acompañar en la denuncia, hay que estar preparadas. Si sabemos que la otra está en situación de riesgo hay que ofrecer, una charla, acompañar a la denuncia. ” Expresó Marcela.

Previous RESTRICCIONES HORARIAS Y REUNIONES DE HASTA 10 PERSONAS EN LA PROVINCIA
Next SEGUNDA OLA: “SI NO SE TOMAN MEDIDAS PUEDE COLAPSAR EL SISTEMA”