“Nunca es demasiado”, el nuevo libro de Fernando Samalea

Con Nunca es demasiado, el músico y escritor completará su trilogía de memorias. Releva su actividad entre 2010 y 2017, el periodo que lo tuvo junto a Charly García & The Prostitution


Fernando Samalea publicará Nunca es demasiado, el libro que cerrará su trilogía de memorias iniciada con Qué es un Long Play: Una larga vida en el rock (2015) y continuada con Mientras otros duermen: Una larga vigilia en el rock (2017).

Al igual que sus precedentes, se trata de un volumen jugoso en historias y anécdotas sobre la trastienda del rock argentino, que lo tiene a este baterista y bandoneonista como testigo perfecto y socio noble tanto de los grandes (Charly García, Illya Kuryaki & The Valderramas y Gustavo Cerati) como de artistas en ascenso (el dúo cordobés Hipnótica y Mariana Fages).

Nunca es demasiado contendrá más de 500 páginas, 32 especiales para fotografías y un capítulo esencial sobre una presentación histórica de Charly García en Cosquín Rock, que aquí se adelanta en exclusiva.

Si bien Samalea escribe sobre su vida, sus aproximaciones a los grandes eventos rockeros del último tiempo, sean discos, conciertos o situaciones cotidianas vividas por almas geniales, constituyen un archivo valioso de una época, a todas luces, irrepetible. “El juego de la mente es misterioso y se sabe que todo queda en algún rincón. El método fue simple: regresé a lugares del pasado para desbloquear sensaciones perdidas y, dentro de lo posible, redacté allí mismo, in situ”, dice Samalea al ser consultado sobre si recurrió a diarios íntimos o documentación preexistente.

“Entre los tres volúmenes, pude darme el gusto de recrear aventuras e historias vividas durante más de medio siglo. Tecleando, fue como presenciar una obra de teatro imaginaria protagonizada por los seres que crucé en el caminito. Les puse voz nuevamente, ahondando en miles de detalles e intentando exponer códigos, estéticas y tecnologías musicales de cada momento, así como la forma de hablar, modismos o sueños y anhelos propios o ajenos. El mundo del rock que me tocó, digamos, desde mi óptica, incluyendo unos cuantos ‘flashbacks’ de mis épocas de público”, añade.

Nunca es demasiado es un relato cronológico 2010 – 2017. Básicamente, acerca de mis incursiones con García & The Prostitution, cuando tomé las baquetas del vibráfono incluso para darle al maniquí, así como a los fraseos de bandoneón. También está el proceso de grabación de su último álbum Random (donde me encontré otra vez como baterista), sus giras sudamericanas, los conciertos por Estados Unidos y esas inolvidables galas en el Teatro Colón de Buenos Aires. ¡Y los Cosquín Rock cordobeses, por supuesto!”, complementa.

En el segmento de tiempo aludido, Samalea también intercaló actividades con el Sexteto Irreal (el combo integrado junto a Axel Krygier, Alejandro Terán, Manu Schaller y Christian Basso), la Orquesta Hypnofón, Fernando Kabusacki, Tony Levin, Diego Frenkel, Daniel Melingo, el mundo de los Ortega (de Rosario y el propio Palito al cineasta Luis), el dúo cordobés Hipnótica o con proyectos de la generación intermedia como Marcelo Ezquiaga y Pablo Dacal.

Nunca es demasiado también contempla los “coqueteos internacionales” de “Sama” con CocoRosie, Steve Ball y Electric Gauchos, Yoshitake Expe y Otomo Yomihime, Phil Manzanera y Benjamin Biolay. “Éste es un proyecto maravilloso para mí, que me tiene en vilo y a puro entusiasmo desde hace cuatro años”, dice en el prólogo sobre el solista francés.

Como broche, Samalea se animó a relatar sobre sus discos de bandoneón, periplos por Marruecos o Japón y los viajes motociclísticos sudamericanos. “En especial, el Mototour 2017 junto a Marina Fages, con el cual, durante dos meses, recorrimos 11.334 kilómetros en motocicleta a lo largo de Argentina, Bolivia, Perú y Chile, para brindar 25 conciertos en centros culturales, bares y teatros”, cierra Samalea sobre el libro por venir.

Previous LA RENGA DE ESTRENOS
Next Bon Odori de La Plata Edición XXI AÑO 2020