Mejoras en la calidad del aire: Solo se trataba de dejar de contaminar

Sol Represa cuenta cómo impactaron las medidas para prevenir el coronavirus globalmente en el medio ambiente.


La Licenciada en Química Ambiental e investigadora del CONICET, contó en su columna de Tarde Neurótica cómo impacto el parate casi total de la industria y la economía a nivel global en la calidad del aire y en la contaminación. Al parecer solo se trata de dejar de contaminar. Particularmente, el aislamiento social preventivo y obligatorio ha producido que la humanidad de viciar el medio ambiente. En Venecia, por ejemplo, la fauna volvió a circular por los canales y al frenar el tránsito de góndolas no hay una resuspensión del lecho de los canales, entonces el agua se vuelve cristalina.

Respecto de la calidad del aire, y a nivel nacional, Sol contó que solo hay información pública de la Ciudad de Buenos Aires, no hay datos del Gran La Plata. En Argentina solo se miden los polos industriales más grandes del país como el de Bahía Blanca, pero la información no se difunde abiertamente. Excepcionalmente están los datos que recoge ACUMAR, el órgano responsable de monitorear la cuenca Matanza Riachuelo que sostiene un punto de medición en Dock Sud y otro en Avellaneda.

Lo que se observó en Buenos Aires, según las cifras oficiales, es que descendieron en un 50% los contaminantes atmosféricos y un fenómeno similar se observó en Córdoba. Los beneficios al ambiente son un efecto inesperado y temporal producto del freno a la actividad económica y para sostenerlo más allá de la cuarentena obligatoria hay que cambiar prácticas cotidiana. “Cuando salgamos de esta cuarentena no nos volquemos masivamente al auto, aprovechemos a usar la bici, a caminar y cuando se puede a optar por el transporte público”, recomendó Represa.

Escucha la columna completa acá:

Previous "Lo que más quiero es salir a tocar en vivo"
Next Palo Pandolfo abre el ciclo por streaming “Para no volvernos tan locos”