Los fuegos internos, Paso San Ignacio, La protagonista y Lejos de Pekín

Dos documentales, uno enteramente rodado en La Plata, y dos ficciones nacionales son las películas recomendadas de la semana.


Las recomendaciones cinematográficas de esta semana que dio Maximiliano Curcio en Tarde Neurótica pertenecen exclusivamente al cine argentino y son estrenos disponibles en play.cine.ar. Dos documentales: Los fuegos internos y Paso San Ignacio. Y dos ficciones: Lejos de Pekín y La protagonista. Solo a modo de cierre, el crítico cinematográfico, docente y productor audiovisual, comentó el final de El último baile, la serie documental que aborda la historia de los Chicago Bulls y de su estrella Michael Jordan.

Los fuegos internos

Atrapados en sus crisis personales, Daniel, Miguel y Germán terminan internados en un psiquiátrico. A pesar de la vida arrasada y la convivencia miserable dentro del manicomio forjan una amistad que los sostiene y les permite valerse de lo mejor para encontrar en la poesía, la danza y el amor una salida a medida de cada uno. El documental recorre diferentes estados emocionales, desde los momentos más tensos de locura y delirio a los más distendidos de alegría y serenidad. Cada uno, desde su enfoque, reconstruye su proceso de externación en un arco dramático que culmina con los protagonistas empoderados.

“Los Fuegos Internos” parte de una idea del Cisne del Arte, un colectivo de producción interdisciplinaria de objetos artísticos y comunicacionales en relación con la salud mental; que funciona en el marco del Servicio de Rehabilitación del Hospital Dr. A. Korn. Dentro de sus variados procesos, en esta ocasión, elijen contar una historia mediante el lenguaje audiovisual partiendo de una construcción colectiva del guión. El mismo surge desde distintos talleres realizados con los protagonistas de esta historia, quienes participaron de la escritura acerca de lo que desean contar de sus historias y del funcionamiento del hospital en dónde se encuentran confinados. Llevado a cabo íntegramente en La Plata y sus alrededores, la idea data de fines del 2012 y el metraje que compone el film fue rodado en 2013.

Este proceso colectivo respeta la perspectiva de los protagonistas y sus vivencias: relatada por los mismos internos del hospital (el mencionado nosocomio platense), cuenta una historia de amistad entre tres personas desde la subjetividad de la primera persona. Aspecto crítico que demanda al sujeto emocionalmente, circunstancia ante lo cual resulta pertinente trabajar la distancia emotiva de una construcción narrativa que, si bien se basa en hechos verídicos, el dispositivo audiovisual lo convierte en ficción. Cabe aclarar, que los internos tienen experiencia dentro del trabajo artístico -en artes literarias, musicales y de la comunicación radial-, no obstante, se potencia lo estrictamente cinematográfico de cada historia; también haciendo hincapié en la espontaneidad del relato y en el lenguaje de la expresión corporal, más que en el esquema de representar un acto concreto.

Resulta interesante reflexionar acerca del presente documental dirigido en co-autoría por Ana Santilli Lago, Malena Battista, Ayelén Martínez y Laura Lugano: “Los Fuegos Internos” nos trae historias inspiradoras que nos sensibilizan sobre realidades que vive el campo de la salud mental. Su visionado, también resulta un llamado de atención -y la atenta escucha acerca de una verdad dispuesta a ser compartida- para aquella sociedad los ha estigmatizado, del modo más condenable, inhumano e insensible, con la palabra ‘locos’.

Paso San Ignacio

Vida cotidiana, cultura y creencias de los descendientes directos del gran cacique Juan Calfucurá, principal líder espiritual, político y guerrero de la Nación Mapuche al este de la cordillera de los Andes, y cuyo padre fue guía del general San Martín en el cruce de los Andes. Entre 1834 y 1878 la tribu de Calfucurá habitó las pampas, controló la extracción de sal de Salinas Grandes y un corredor milenario indígena entre los océanos Pacífico y Atlántico. Luego de la conquista del desierto, quedaron asentados en el estratégico Paso San Ignacio, en la precordillera neuquina, y unos pocos sobrevivientes de la tribu salinera resisten con su cultura, a resguardo del exterminio del hombre blanco.

El cacique Cafulcurá fue el principal líder religioso político de la nación mapuche hasta que, a finales del siglo XIX, la misma fuera diezmada, sucumbiendo al ataque del hombre blanco, en La Conquista del Desierto. Pablo Reyero, en su flamante documental, se traslada hasta un lugar de asombrosos paisajes lindante con la inclemente cordillera, en búsqueda de los descendientes de este adalid político, espiritual y guerrero de la nación mapuche. Con un equipo técnico mínimo y un material humano reducido, filmaron “Paso San Ignacio” en un paraje inhóspito -sin luz, agua potable y ni gas-, acampando a 90 kms. del poblado más cercano, en extremas condiciones.

El realizador se crió entre historias mapuches: su familia materna, oriunda de La Pampa, le contó desde su más tierna infancia relatos con relación a la conquista del desierto. Años después, la curiosidad lo llevó a indagar en la realidad de sus descendientes, hoy en día ubicados al este de la Cordillera. Luego de años de investigación bibliográfica, la tarea documental de campo lo llevó al lugar de los hechos. Allí, encontramos una zona árida, habitada por talladores de piedra, y accesible por camino de ripio. Hoy en día, viven allí un centenar de familias descendientes de la comunidad Namuncurá, mayormente. La historia nos cuenta, casi en tono mitológico, el legado de las Salinas Grandes de Macachín, en tiempos donde la sal tenía el valor del oro para conservar la carne, curtir cuero y hacer la pólvora. Fundada por su bisabuelo, las calles de Macachín, hasta el año 1914, podían leerse, a su denominación, en la lengua mapuche. Tiempo atrás, los pueblos aborígenes habían recorrido miles de kilómetros hasta llegar allí y esta huella la que la dupla de realizadores desea desandar.

Este documental nos lega retazos de una cultura milenaria muy rica, que lamentablemente se está perdiendo, puesto que luego de la Conquista del Desierto sus pobladores autóctonos no pudieron seguir desarrollando su idioma, entre otras consecuencias. Hoy en día, es un lugar de vida, de resistencia, de cultura campesina y de generación en generación, que intenta buscar visibilizar una mejor posibilidad de vida en vínculo directo con la naturaleza.

La protagonista

Nos cuenta la historia de Paula, una actriz insatisfecha con su profesión, quien, de forma accidental, estropea los planes de un delincuente al momento de asaltar un lugar público, convirtiéndose en la impensada heroína de la jornada. Debido a este hecho, Paula, se hace relativamente famosa, viéndose expuesta en los medios. Luego de este episodio, el punto de partida dramático de “La Protagonista”, se nos convida a reflexionar acerca de la fugacidad de la fama, leve espejismo que disimula una vida gris y una crisis aún más profunda: Paula no está contenta con su profesión y buscar superar los daños de una ruptura emotiva reciente. De esta forma, una actriz divorciada de su oficio va transitando esa toma de conciencia de modo radical, convirtiendo a la película en una microscópica mirada hacia el mundo íntimo de una intérprete redescubierta como tal.

Participante del último Festival de Mar del Plata, en la categoría de Selección oficial por competencia iberoamericana, la ópera prima de Clara Picasso pesquisa la realidad de una mujer frágil y en crisis. Si el disparador de la película es un hecho traumático que sufre y la coloca a las puertas del éxito de modo sumamente impensado, no precisamente un suceso actoral le otorgará el renombre que todo interprete cree merecer. Esta ventana indiscreta al mundo interior de su personaje nos permite descubrir aspectos de su personalidad atractivos para el espectador. “La Protagonista” provee un cine observacional y minimalista que explora la responsabilidad sobre los propios actos y ejercita la enésima meta-referencia al universo actoral

Lejos de Pekín

María y Daniel han realizado los trámites de adopción y viajan a una ciudad del norte argentino, para continuar el proceso. “Lejos de Pekin” cierra la trilogía misionera de Maximiliano González (luego de “La soledad” y “La guayaba”) y, aquí, si bien los personajes son distintos a aquellos que transitan sendas películas mencionadas, un hilo invisible los une de forma tangencial: la soledad intrínseca y un mismo escenario geográfico en el noreste argentino. No en vano, el personaje que interpreta Cecilia Rossetto canta, en tono desgarrador, acerca esas soledades acalladas.

El director (nativo de Puerto Iguazú, Misiones) reconstruye la realidad de esta pareja de más de 40, que llevan casi una década de casados y no han podido cumplir el sueño de la paternidad. “Lejos de Pekin” es una película reflexiva, que exhibe problemáticas habituales en los vínculos afectivos, posándose en los personajes interpretados por Javier Drolas y Elena Roger, mixturando certezas y dudas acerca de la revelación de un deseo que desnuda miedos solapados. Nos encontramos frente a un relato intimista, que hace foco en una relación detenida como el paso del tiempo: el devenir del contexto dramático se desarrolla, casi sin manipulación temporal y, a lo largo de una noche, pondrá de manifiesto la concreción de un mandato social, como disparador de toda aquella inestabilidad emotiva que subyace al pasado de sus protagonistas.

Escucha la columna completa acá:

Previous Fito Paez lanzó el videoclip de La Canción de las Bestias
Next Con 151 casos de dengue en La Plata, refuerzan las acciones preventivas