Literatura en conflicto

Las recomendaciones literarias de Maria Valdez a 74 años de que Estados Unidos tirará una bomba atómica sobre Hiroshima.


María Valdez, docente, escritora y editora literaria, trajo a su columna semanal de Tarde Neurótica cuentos de distintos autores cuya trama se vincula de alguna manera a determinado conflicto bélico de la historia. De Hiroshima a Malvinas, de Borges a Bornemann.

 

“Mil grullas” en No somos irrompibles de Elsa Bornemann (1981)

Cuenta la historia de dos niños en Hiroshima, que comparten la escuela, que se enamoran y que sueñan con algún futuro posible, pero cuando EEUU arroja la bomba atómica ese futuro es incierto. La esperanza de vida depositada en esta leyenda japonesa de las 1000 grullas.

Excelente cuento para pensar.

 

 

 

“Soberanía nacional” en Historia argentina de Rodrigo Fresán (1991)

Desde diferentes puntos de vista se muestra un mismo hecho, se cuenta la guerra de Malvinas.

Tres conscriptos manifiestan distintas intenciones por las que están en el campo de batalla, la música, el turismo y hasta ocultar crímenes son algunas de las excusas dadas para “aguantar” en aquel lugar.

Gran técnica narrativa para un cuento genial.

 

 

“Muero contento” en Muero contento de Martín Kohan (1994)

Historia contextualizada en la batalla de San Lorenzo. Desde el título se refiere al hecho histórico, lo interesante es descubrir cómo se nos muestra otra posible realidad ocurrida en aquella instancia.

La Historia a veces resulta más interesante si es mostrada irónicamente, porque puede ocurrir que la ironía oculte una gran verdad.

Un gran cuento de un gran escritor.

 

 

 

“Los mejor calzados” en Aquí pasan cosas raras de Luisa Valenzuela (1976)

Un cuento breve nuevamente, otra vez la genialidad puesta al servicio de la literatura.

Sin golpes bajos, sin palabras explícitas pero con mucho trabajo discursivo, este cuento refleja la angustia, la búsqueda y la impotencia.

Leer este cuento es presenciar un momento de nuestra historia, de la peor parte de nuestra historia.

 

 

 

“Pesadillas” en Deshoras de Julio Cortázar (1982)

La psicología, la somatización, la impotencia de una familia frente a un hecho extraño.

Soñar para no estar presente; pesadillas que son indicios claros de una realidad escondida para no correr riesgos.

Un gran Cortázar haciendo alarde de su maestría en el desarrollo de un cuento.

La metáfora será protagonista dentro de esta narración, y nos obligará a estar atentos todo el tiempo.

 

Escucha la columna completa acá:

Previous "Tuvimos desencuentros con Fabio Zerpa, pero fue uno de los pioneros"
Next La Denominación de Origen Controlada en Francia