La Unión Argentina de Rugby lamentó lo ocurrido en Villa Gesell

A través de un comunicado, la UAR aseguró que implementarán un programa de concientización para sus jugadores

Fernando Báez Sosa, Rugby, Club Náutico Arsenal Zárate, Villa Gesell, Violencia

No hay deporte que fomente la violencia fuera del contexto competitivo y regulado. Ni siquiera el boxeo, la MMA o cualquier disciplina de combate cuerpo a cuerpo. Sin embargo, el rugby (o los rugbiers) quedó otra vez en el ojo de la tormenta por el asesinato de Fernando Báez Sosa cometido por un grupo de jugadores del club Náutico Arsenal Zárate. El hecho ocurrió en la madrugada del sábado tras una pelea que comenzó dentro del boliche Le Brique en Villa Gesell, ubicado en la Avenida 3 y Calle 102. Luego siguió fuera del mismo donde el grupo de once jóvenes lo golpeó y pateó en el suelo hasta dejarlo inconsciente y, finamente, murió a consecuencia de las lesiones.

En los últimos meses ocurrieron distintas situaciones con características parecidas en donde el rugby y la violencia se encontraron relacionados. Hace aproximadamente dos semanas atrás se volvió viral, en las redes sociales, un video de un jugador de rugby de Uruguay que le dio un golpe en la cara a otro joven en una fiesta al aire libre en Punta del Este. Alejo Iturrieta, la victima, tuvo que ser trasladado de urgencia a Buenos Aires y operado por una fractura en la mandíbula.

También a partir de las redes sociales, se denunció públicamente a jugadores de las categorías 93 y 94 del Club Universitario de Rugby de La Plata. Una usuaria de Twitter expresó que integrantes del club filman a chicas con quienes tienen relaciones sexuales, sin su consentimiento, y las comparten en sus grupos de WhatsApp. Muchas jóvenes se animaron a compartir sus experiencias y el club finamente suspendió a quienes estaban implicados por sus acciones.

En agosto del año pasado, cinco jugadores de rugby de un club de Rosario fueron condenados a pagar $610.000 a tres jóvenes a los que golpearon en el boliche “Wallas”, ubicado en la costanera central de Rosario, en noviembre de 2017. Dos meses después, en octubre, un grupo de rugbiers del San Isidro Club tiraron al suelo, maltrataron y golpearon a un hombre mayor en estado de vulnerabilidad.

Similares al reciente hecho, en 2017 en Monte Hermoso, un joven de 17 años terminó hospitalizado e intervenido quirúrgicamente por un coágulo de sangre en la cabeza tras ser atacado por un grupo de jugadores de rugby. La pelea también había comenzado en el interior de un boliche y finalizó en la calle, en pleno centro de la ciudad. Un año antes, cuatro rugbiers del club Los Cedros atacaron a un policía en Río de Janeiro quien terminó con una fractura en el maxilar y realizó las denuncias correspondientes.

El comunicado
La Unión Argentina de Rugby publicó un comunicado oficial en el que manifestó su consternación por lo sucedido. “Lamentamos profundamente el fallecimiento de Fernando Báez Sosa esta madrugada en la localidad de Villa Gesell y queremos expresar nuestra mayor solidaridad para con sus familiares. Es aborrecible que un joven salga a divertirse y termine de esta manera”, expresaron y puntualizaron en que “esto no puede volver a suceder en nuestra sociedad y todos juntos debemos condenar expresa y enfáticamente estos sucesos de violencia”.

También aseguraron que, a pesar de que el deporte convive con el contacto físico y desde muy temprana edad, siempre esta dentro de un claro reglamento y manifestaron que “quienes no lo entiendan de esta manera y usan su fuerza física en detrimento de otro no representan nada del rugby ni sus valores. Son la cara más cruel de un flagelo que atañe a toda la sociedad”.

Finalmente resaltaron que actualmente están trabajando “en redoblar los esfuerzos y generar un programa específico de concientización que colabore para que estos casos no sucedan nunca más. Lo implementaremos junto a las 25 uniones provinciales para que se traslade a los clubes, conscientes de que podemos ser parte de la solución a la violencia entre los jóvenes, independientemente de que no sea una exclusiva responsabilidad nuestra”.

Por el caso de Fernando Báez Sosa, ya están detenidos los agresores en Villa Gesell, quienes fueron identificados como Matías Franco Benicelli, de 20 años; Ayrton Michael Viollaz (20); Máximo Pablo Thomsen (20); Luciano Pertossi (18); Ciro Pertossi (19); Lucas Fidel Pertossi (20); Alejo Milanesi (20); Enzo Tomás Comelli (19); Juan Pedro Guarino (19), Blas Cinalli (18) y Pablo Ventura (18).

Previous Carajo anunció su separación
Next Está abierta la inscripción para la quinta edición de La Plata Suena