La Ley de Alquileres obtuvo media sanción

La Cámara de Diputados de la Nación aprobó en general esta iniciativa con 191 votos afirmativos y 24 abstenciones.


En la última sesión del 2019, la Cámara Baja aprobó el proyecto de reforma de la Ley de Alquileres, que contempla la extensión del contrato a tres años, una actualización anual de ese acuerdo basado en un promedio del aumento de salarios e inflación y un nuevo sistema de garantías. Las 24 abstenciones a la iniciativa señalaron objeciones a la propuesta y hay que debatir el articulado en particular.

Al abrir el debate, el presidente de la Comisión de Legislación General, Daniel Lipovetzky, planteó que se tienen que regular estos contratos porque “existe una situación desigual” entre inquilinos y propietarios. Tras explicar detalles de la ley y defender la decisión de subir de dos a tres años los contratos de alquiler, el diputado oficialista dijo que esta propuesta “viene a equilibrar las relaciones entre los sectores”.

El diputado kirchnerista, Adrián Grana, manifestó que “estamos tratando después de cuatro años que se había aprobado en el Senado una reforma a la ley de alquileres” y afirmó que esto sucede debido al cambio político que se avecina con el triunfo del Frente de Todos, cuando “vuelve a colarse una agenda a favor de los ciudadanos”. “Estoy satisfecho de haber llegado hasta acá y haber logrado un consenso para tener una nueva ley de alquileres”, apuntó.

Los diputados del Frente de Izquierda, Nicolás del Caño y Romina Del Plá pidieron “terminar con el negocio inmobiliario” y un plan urgente de “viviendas sociales”.

Principales reformas que contempla este proyecto

– Actualización anual

Los ajustes deberán efectuarse utilizando un índice conformado por partes iguales por las variaciones mensuales del índice de precios al consumidor (IPC) y la remuneración imponible promedio de los trabajadores estables (RIPTE), que deberá ser elaborado y publicado mensualmente por el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

– Extensión del contrato de dos a tres años

El contrato de locación de inmueble, cualquiera sea su destino, si carece de plazo expreso y determinado mayor, se considerará celebrado por el plazo mínimo legal de tres años (con las excepciones ya existentes en el Código Civil y Comercial, artículo 1199).

– Ampliación de las garantías

El locatario podrá elegir dos opciones entre: garantía inmobiliaria, aval bancario, seguro de caución, garantía de fianza o certificación de ingresos/recibo de sueldo. Y el propietario deberá aceptar una de las propuestas.

– Expensas

Las expensas ordinarias deben ser afrontadas por el locatario, y las expensas extraordinarias quedarán a cargo del dueño del inmueble.

– Sobre depósitos

El depósito de garantía será devuelto mediante la entrega de una suma equivalente al precio del último mes de la locación, o la parte proporcional en caso de haberse acordado un depósito inferior a un mes de alquiler.

El reintegro deberá hacerse efectivo en el momento de la restitución del inmueble. En el caso de existir alguna deuda por servicios públicos domiciliarios o expensas, correspondientes al período contractual y que al momento de la entrega del inmueble no hubiese sido facturada, podrá acordarse su pago tomando al efecto los valores del último servicio o expensas abonado, o bien el locador podrá retener una suma equivalente a dichos montos como garantía de pago. En este último caso, una vez que el locatario abone las facturas remanentes, presentará las constancias al locador, quien deberá restituir de manera inmediata las sumas retenida.

– Renovación del contrato

En los contratos de inmuebles destinados a vivienda, dentro de los tres últimos meses de la relación locativa, cualquiera de las partes podrá convocar a la otra, notificándola en forma fehaciente, a efectos de acordar la renovación del contrato. En caso de silencio del locador o frente a su negativa de llegar a un acuerdo, estando debidamente notificado, el locatario puede resolver el contrato de manera anticipada sin pagar la indemnización correspondiente.

– Intervención de uno o varios corredores

En las locaciones de inmuebles la intermediación solo podrá estar a cargo de un corredor profesional matriculado.

– Contratos ante la AFIP

Los contratos de locación de inmueble deberán ser declarados por el locador ante la Administración Federal de Ingresos Públicos de la Nación (AFIP).

– Alquiler Social

Se crea el Programa Nacional de Alquiler Social destinado a la adopción de medidas que tiendan a facilitar el acceso a una vivienda digna en alquiler mediante una contratación formal.

Previous Se actualizó el protocolo de Interrupción Legal del Embarazo
Next "Nosotros no tenemos techo, pero la gente te dice hasta donde vas a llegar"