La historia de la manzana de las luces

Cristina Espinosa y otra columna en Tarde Neurótica de antología


La manzana de las luces queda en Buenos Aires entre las calles Bolívar, Moreno, Alsina y Perú. “En 1654 el Cabildo de Buenos Aires encomendó a la orden de los jesuitas atender a la educación y ahí empezó la historia”, relató la historiadora en su columna semanal. Actualmente, ahí están en el Colegio Nacional de Buenos Aires, la Iglesia de San Ignacio, el antiguo edificio de la Universidad de Buenos Aires y otros edificios históricos.

El nombre de esta manzana se debe a que “estaba iluminada de cerebros”, afirmó Cristina y sumó: “ahí fue el inicio de instituciones, de escuelas, de universidades, de bibliotecas”.

 

Escucha la columna completa acá:

Previous ¿Qué pasa cuando dejamos la dieta y cómo volvemos?
Next Andrés De Leo: "Esperamos que estas medidas paliativas se puedan mantener en el tiempo"