“Es cambiar la matriz productiva de nuestro país”

Un grupo de investigadores de la UNLP participó de la construcción del segundo satélite con tecnología de radar que estará en órbita este año.


En diálogo con Tarde Neurótica, Marco Actis, Director del Centro Tecnológico Aeroespacial de la Facultad de Ingeniería de la UNLP, habló sobre el  satélite argentino SAOCOM 1B que será lanzado en marzo desde Cabo Cañaveral y que fue construido por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales. “El SAOCOM es un proyecto que data ya de hace casi 20 años. Desarrollar el SAOCOM le permitió también al INVAP hacer todos los radares que tiene hoy Argentina que tiene más de 28. Eso fue el derrame de INVAP de prepararse para hacer el SAOCOM para CONAE y sirvió para hacer otras cosas. Lo que pasa siempre en la industria espacial o aeronáutica”, destacó Actis.

El ensamblado de este satélite que está viajando hacia el lugar de lanzamiento comenzó en el año 2015 y ya superó todos los ensayos ambientales que consisten en simular las condiciones que sufrirá el satélite en la etapa de lanzamiento dentro del vehículo lanzador. Dentro de estos ensayos, también se incluyó uno de los más complejos que es el de despliegue de los paneles de la antena de 35 metros cuadrados, que está integrada al Satélite Argentino de Observación con Microondas Saocom 1B. En este aspecto, el aporte de los ingenieros de la UNLP fue fundamental ya que consistió en el diseño, análisis y control térmico de la antena SAR (Radar de apertura sintética). “En el espacio no hay conducción entonces de un lado tenes mucha temperatura y del lado oscuro tenes un helado profundo. Esto lo que hace es tratar de mantenerlo operativo en 30 o 40 grados para que funcione la electrónica. Lo que hace es mantener el control térmico”, explicó el Ingeniero.

La tecnología de radar de este aparato permitirá obtener información de la Tierra aunque sea de noche o haya nubosidad. El instrumento obtiene los datos sobre formas y estructuras a través de la emisión de un pulso de microonda que viaja hasta la Tierra donde rebota en la superficie para luego recibir el resultado de esa interacción, como si fuera un eco. En total, de este proyecto participaron alrededor de 800 personas de distintos organismos estatales. A nivel estatal, Marcos destacó que iniciativas (e inversiones) como esta tienen que ver con “cambiar la matriz productiva de nuestro país” y sumó: “si vamos a seguir vendiendo materia prima vamos a tener pobres siempre y no va a haber mano de obra. Nunca saldríamos de este círculo cerrado. Sino lo rompemos con valor agregado, con tecnología de punta para exportar”.

 

Escucha la nota completa acá:

Previous Se retrasa Misión Imposible por el Coronavirus
Next La República de los Niños finaliza el carnaval con un espumódromo y show de samba