“El nunca va a pasar en nuestra profesión no existe”

El Presidente de la Sociedad de Bomberos Voluntarios de Berisso, con 30 años de trayectoria en la institución, dialogó con Tarde Neurótica.


Roberto Scafati se subió, con 15 años, a un coche bomba cuando un bombero amigo de su padre había ido al negocio familiar a reparar una cubierta. Desde ese paseo hasta el cuartel que no se bajó y hoy tiene más de 3 décadas de servicio en la espalda. Llegó a ser el jefe del cuartel y actualmente preside la institución. “Pensé que era más cómodo ser Presidente que Jefe y me parece que me estoy dando cuenta que quiero volver a ser Jefe”, bromeó en conversación con Radio Única.

En principio, Roberto reflexionó sobre el oficio y las transformaciones que fue sufriendo con el paso de los años. “Más allá de que sea voluntaria, es una profesión netamente profesionalizada y está bien porque lo nuestro es una tarea de riesgo y la voluntad tiene que estar asociada al profesionalismo”, aclaró. “Creció el oficio, la comunidad te toma como un referente y hoy por hoy creció la cantidad de servicios. Más allá de la parte operativa hay muchas situaciones de referencia en la comunidad: la gente confía en el bombero para dar RCP, para colaborar con una institución, la gente quiere que el bombero la acompañe en un aniversario”. Otro de los cambios que ha notado tiene que ver con la participación de las mujeres dentro de Bomberos. “La inserción de la mujer nos da una mano enorme en todo. El 70% de las personas inscriptas para el curso que se está abriendo para bomberos del año que viene son mujeres”, graficó.

Quizás el momento más crítico en la carrera de Scafati haya sido el del 2 de abril del 2013. Esa noche (ese día) el 100% de los recursos de los Bomberos Voluntarios de Berisso estaba en la calle producto de la inundación que afectaba principalmente a los barrios lindantes a La Plata y del incendio en la refinería de YPF. “Uno se prepara para trabajar en una gran emergencia, pero es muy difícil trabajar en dos grandes emergencias simultaneas como pasó el 2 de abril del 2013. Tuvimos que trabajar en la inundación porque la franja límite con La Plata de Berisso estuvo afectada. Ahí hubo personal que trabajó con el agua hasta el pecho. Esto sumado al incendio histórico de la refinería de YPF en donde tuvimos que dar nuestra asistencia”, recordó el bombero. “Fueron 24 horas que parecían que no pasaban nunca”, agregó. A su vez, reveló que en todo ese trajín “pensaba en mi familia porque el bombero voluntario tiene madre, hijos, esposa y esos son los que más atemorizados están. Nunca dejé de pensar en mi familia y en mi personal porque también hay que cuidar a las cien personas que uno tiene a cargo”.

Escucha la nota completa acá:

Previous "Cuando las cosas se vuelven unívocas hay algo que se pierde y los relatos se resienten"
Next 250 femicidios en lo que va del 2019 en el país