El linaje paterno de Borges en su literatura

Segunda parte de la columna dedicada al escritor más prestigioso del país a cargo de Maria Valdez: Borges es para todos.


La docente, escritora y editora literaria, María Valdez, hizo un repaso, en su columna semanal de Tarde Neurótica, de algunos cuentos de Jorge Luis Borges que se alejan de los cuchilleros y el costumbrismo y se acercan a la inmigración que pobló argentina desde finales del siglo XIX y a temáticas que el escritor argentino abordaría en la segunda etapa de su carrera.

 

“La muerte y la brújula” en Ficciones (1944)

Crímenes que se suceden en distintos puntos cardinales y a diferencia de un mes son investigados con tanto detenimiento, pero que no alcanza para descubrir la verdad. La idea de simetría está presente todo el tiempo.

“El jardín de senderos que se bifurcan” en Ficciones (1944)

La idea del laberinto como concepto está todo el tiempo. Alusiones filosóficas. Una historia casi insignificante esconde un mundo de ideas.

“Las ruinas circulares” en Ficciones (1944)

Idea de infinito, de algo dentro de otro y éste dentro de otro y así infinitamente.

 

 

 

 

“El Aleph” en El Aleph (1949)

La totalidad. Lo infinito. Con Borges como personaje como en otros cuentos, como la otra cara de un escritor mediocre pero que triunfa.

El amor como pretexto para mostrar un mundo.

 

 

 

 

 

Escucha la columna completa acá:

Previous Las implicancias legales de los pagaré
Next La reacción de referentes de Gimnasia tras la llegada de Maradona al club