El cambio climático y por qué debemos cambiar nuestros valores

Tarde Neurótica suma a una científica para que, una vez por semana, comparta información vinculada al medio ambiente y sus problemáticas.


La Licenciada en química ambiental por la UNLP e investigadora del CONICET, Sol Represa, se sumó como columnista a la temporada 2020 de Tarde Neurótica. En su primer columna, la especialista repasó el avance del calentamiento global en estudios hechos a escala global, los conflictos políticos en torno a esta problemática, el surgimiento de activistas como Greta Thunberg y las consecuencias de no cambiar algunas maneras de vivir y producir.

En principio, Sol destacó la importancia de la divulgación diciendo que “más que explicar se trata de compartir. Uno cuando se pone a estudiar ciertos temas se encuentra con un montón de información que no todo el mundo tiene disponible. Es una responsabilidad acercar esas cosas porque si somos ciudadanos informados podemos tomar decisiones informadas y eso ayuda a la construcción de la democracia”.

Yendo a la problemática, la investigadora citó el quinto informe de evaluación elaborado en base a más de 6.000 referencias científicas del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU. En esta publicación, el organismo concluyó que “el calentamiento en el sistema climático es inequívoco y, desde la década de 1950, muchos de los cambios observados no han tenido precedentes en los últimos decenios a milenios. La atmósfera y el océano se han calentado, los volúmenes de nieve y hielo han disminuido, el nivel del mar se ha elevado y las concentraciones de gases de efecto invernadero han aumentado”.

Siguiendo esta línea, pero en referencia a la situación argentina, Sol trajo una comunicación elaborado por el Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera de la Universidad de Buenos Aires. Se trata de una evaluación de las tendencias del clima pasado reciente y una proyección del clima futuro de nuestro país. Esta entidad concluyó que desde 1960 hasta 2010 en la región pampeana hubo una disminución significativa de los días con heladas y se duplicaron las olas de calor, aumentaron las precipitaciones anuales (en más de 200 milímetros en algunas zonas), y la máxima duración de días en el año sin prácticamente precipitación (racha seca) ha disminuido en la pampa húmeda y en la patagonia no andina.

Según las proyecciones, este escenario global va camino a un aumento de 3 °C que podría superarse en tan solo doce años. Esta temperatura, de acuerdo a los estudios más recientes culminaría con un desastre ecológico inminente e incluso quedaría en riesgo la habitabilidad de la Tierra.

Escucha la columna completa acá:

Previous Babasónicos despide Discutible en La Plata
Next Universidades del conurbano bonaerense se suman al plan Argentina contra el Hambre