El amor y el horror: realidad, literatura y cine

Las recomendaciones literarias de María Valdez primero sucedieron, luego se contaron en libros y más tarde fueron adaptadas al cine.


La docente, escritora y editora literaria de La Brújula del Sur, llevó a Tarde Neurótica dos historias (célebres por lo trágicas) que fueron contadas en la literatura y luego adaptadas al cine. Se trata de la historia de amor prohibido de Camila O’Gorman y la del asesino serial conocido como el Petiso Orejudo. Además de las recomendaciones, María compartió un libro de una autora local, uno de una escritora de las nuevas generaciones y títulos destacados en formato papel y digital.

 

Camila O’Gorman (1997) de Marta Merkin. Novela

En la obra se nota una profunda defensa del amor que sienten los jóvenes más allá de cuestiones éticas o religiosas.

 

 

 

El petiso orejudo (1994) de María Moreno. No ficción.

Investigación de los crímenes del asesino más joven de la historia y su final en la cárcel donde muere sin mucha precisión sobre el motivo del deceso.

 

 

Autores platenses

Mi rodilla izquierda (2019) de Natalia Bogliano. Poesía.

Libro de poesías que requiere atención en su lectura. Leer este libro es entrar en un mundo no muy agradable pero que es necesario para la catarsis.

Muy recomendable.

 

 

Las nuevas generaciones de escritores

Siete casas vacías (2015) de Samanta Schweblin. Cuentos.

Siete cuentos en los cuales se encuentra lo terrorífico en lo cotidiano. Textos independientes que conforman una serie de tramas que se relacionan tanto entre sí, que podría leerse como una novela. La familia, las ausencias, los lugares abandonados, algunos de los temas que se repiten para unificar.

Una gran escritora muy recomendable.

 

 

La hora (2014) de Emil García Cabot. Novela.

Un pequeño pueblo del sur argentino sirve de marco para que cada personaje cuente su propia versión de la historia trágica que vive.

Muy buena

 

 

 

 

“Pablito clavó un clavito: una evocación del Petiso Orejudo” en Las cosas que perdimos en el fuego (2016) de Mariana Enriquez. Cuentos

El asesino sirve de marco para mostrar cierto desgaste en una relación. La locura puede estar en cualquiera.

Excelente.

 

Escucha la columna completa acá:

Previous El Ministro de Economía confirmó que se volverá a pagar el Ingreso Familiar de Emergencia
Next ¿Cómo allanar el camino hacia la profesión después de la universidad?