Cuando la literatura necesitó contar lo incontable

A través de distintos géneros, las letras se han ocupado de relatar el terror de la última dictadura militar de Argentina.


La profesora, escritora y editora literaria, María Valdez, llevó a su columna semanal de Tarde Neurótica un cuento, una novela, poesía y una obra de teatro. Distintos autores y distintos géneros que cuentan lo incontable.

 

Decir sí en Teatro 3 de Griselda Gambaro (1989)

Obra dramática breve escrita, se estrenó en el contexto de Teatro Abierto en el mismo año de su creación en 1981. La obra transcurre en una peluquería y tiene dos personajes, que son el peluquero y el hombre. Se enfoca en el tema de la relación del dominador y el dominado.

Excelente obra.

 

 

 

Kamchatka de Marcelo Figueras (2003)

Novela que, de la mano de un niño de diez años, nos mostrará aquellos años horribles de nuestra historia.

Sin violencia, con un clima lleno de amor todo el tiempo, podremos ir de la mano de Harry y tal vez entender.

Una de las mejores novelas de nuestra literatura

 

 

“Los censores” en Cambio de armas (1982) – Cuentos completos de Luisa Valenzuela

Un cuento que pinta un momento de la historia argentina y que al mismo tiempo narra cómo había que vivir para no ser atrapado.

Cuando la única manera de salvarse es la peor, pero que sigue siendo la única, se toma con una naturalidad aprendida en medio del dolor.

Gran cuento.

 

 

“Los censores” en Cambio de armas (1982) – Cuentos completos de Luisa Valenzuela

Un cuento que pinta un momento de la historia argentina y que al mismo tiempo narra cómo había que vivir para no ser atrapado.

Cuando la única manera de salvarse es la peor, pero que sigue siendo la única, se toma con una naturalidad aprendida en medio del dolor.

Gran cuento.

Escucha la columna completa acá:

Previous "El amor no se elige, el amor sorprende como una tormenta"
Next “El propósito que tenemos es ir en una búsqueda que esquive lo trillado“