¿Cómo detectar el coronavirus? ¿Hay que hacer tests masivos?

La divulgadora científica de Tarde Neurótica responde a estas preguntas en su columna semanal.


La Licenciada en Química Ambiental y becaria del CONICET, Sol Represa, se refirió a las pruebas que se hacen para diagnosticar el covid19 en Argentina y el mundo. ¿Velocidad o precisión? ¿Tests masivos o solo a quienes vengan de zonas de riesgo o muestren algún síntoma? Para comenzar hay que tener en cuenta que los síntomas asociados al coronavirus son: fiebre de más de 38º y tos, dolor de garganta o dificultad para respirar y contacto cercano con un caso confirmado de la enfermedad en los últimos 14 días o haber estado en el exterior.

Quienes cumplan con estas características deberán someterse a los test de diagnóstico que se hacen en el Malbrán y que recientemente agregó centros de salud para colaborar como laboratorios de la UNLP. Estos exámenes utilizan la reacción en cadena de la polimerasa de transcripción inversa en tiempo real (rRT-PCR). Se toma una muestra por un hisopo nasofaríngeo o muestra de saliva, y se lleva a un laboratorio bioquímico específico. Ahí se hace un pre tratamiento de la muestra, para que quede solo el material genético y luego se mete en un equipo para  amplificar (si es que hay) el material genético del virus y así poder detectarlo. La transcripción se da desde 3 puntos (2 propios del virus y uno génerico). Y se colocan marcadores fluorescentes para después ver si aparecieron. Desde que llega la muestra al laboratorio, puede tardar unas pocos horas en obtener resultados. Los resultados indican una infección activa.

La otra versión es más rápida, pero menos precisa. Se trata de inmunoensayos en los que se observa la presencia de anticuerpos en el organismo. Si la persona a la que se le hace la prueba está infectada, sus sistema inmune habrá respondido generando los anticuerpos y por eso aparecerían en el ensayo. El problema es que los anticuerpos tardan unas semanas, o al menos 5 días, en desarrollarse contra una nueva infección y duran mucho más en el torrente sanguíneo que el virus en sí. Este tipo de pruebas tienen la misma lógica que un test de embarazo, pero en lugar de detectar hormonas del embarazo detecta anticuerpos antivirales.

Las pruebas de PCR son altamente precisas y se pueden implementar a gran velocidad, pero son complejas y lentas. Los inmunoensayos son menos precisos y tardan más en desarrollarse, pero son fáciles de usar y ofrecen resultados en minutos. Los test rápidos son de emergencia y en caso de transmisión comunitaria masiva. Hoy necesitamos identificar con certeza quién tiene, para saber si transmite o no, y también para darle un alta a los pacientes internados. No es necesario que todos se realicen la prueba de COVID-19 en este momento. Una vez que la enfermedad se encuentra masivamente en la calle, ahí sí vamos a necesitar identificar y aislar rápidamente a las personas con la enfermedad.

Escucha la columna completa acá:

Previous El cine nacional en estado de emergencia
Next El Día de la Memoria y los imperativos en torno a la cuarentena obligatoria