Análisis de rendimiento de Estudiantes

Estudiantes, Superliga, Análisis Táctico

Estudiantes es un equipo pragmático con una idea definida de juego, que apuesta a la construcción desde campo propio y asume los riesgos que esa intención conlleva, como sucedió en el partido contra Banfield o verse en situación de duelos.
Cuando no logra imponerse mediante situaciones de armado colectivo, el poderío aéreo de las acciones de balón parado son otro elemento característico del equipo que conduce técnicamente Milito. A continuación, se analizarán las fases de ataque y de defensa en el Pincha.

Fase Defensiva
Las transiciones rápidas de ataque a defensa son una de las características del equipo de Milito en Fase Defensiva. A su vez, el quedar en situación de mano a mano en algunas ocasiones llevan a los defensores del Pincha a tener que valerse de su jerarquía individual para imponerse en los duelos, o de respuestas efectivas por parte del arquero para evitar el gol.
De hecho, Estudiantes recibió tan sólo un gol en sus últimos tres partidos (considerando el partido por Copa Argentina y las dos primeras fechas del torneo de la Superliga). Además, único gol que le marcaron fue a través de la vía del punto de penal. Esto no quiere decir que el planteo defensivo de Estudiantes sea hermenéutico e inquebrantable, pero sí que le está dando resultados al técnico Milito, quien tiene la seguridad de repetir algunos nombres en su línea defensiva: Andújar, en el arco, el central Schunke, y el lateral Sánchez. Respecto a las otras dos posiciones defensivas ha utilizado distintas alternativas, como Rosales y Erquiaga por el lateral izquierdo, y Colombo y Fuentes, que disputan la otra posición en la saga central.

La incorporación del chileno Fuentes, quien parece estar perfilándose como titular en el armado de Milito, es importante para complementar las funciones defensivas en la zona de defensa: al ser rápido, para realizar las coberturas, y tener una gran técnica individual, lo que posibilitará las salidas desde el fondo Pincha para la construcción del juego iniciada con el arquero, siendo los defensores la primera opción de pase.

Fase Ofensiva
En sus planteos tácticos Milito coloca tres volantes y tres delanteros para gestar la construcción del juego en la Fase Ofensiva. Frente a la ausencia de Pellegrini (por lesión), el mediocampista Kalinski ha cobrado notoriedad en el armado del once titular, volviéndose una fija en el sector medio del Pincha, acompañando a Gómez y Estévez. Estos últimos nombres también se han vuelto una certeza para el armado del planteo táctico y algo no menor en la idea que trata de transmitir el técnico.
La característica de esta línea de volantes es que se ubican como internos, tanto durante la Fase Ofensiva como la Fase Defensiva. El objetivo de este posicionamiento es con el fin de habilitar un espacio a sus espaldas y las de sus correspondientes marcas, sobre las líneas laterales, para la proyección de los laterales, que se suman a la línea de volantes para construir el ataque de Estudiantes.
Tanto Erquiaga/Rosales como Sánchez se proyectan por ambos lados con el fin de sumar dos jugadores más a la mitad de la cancha, conformando una línea de cinco volantes, liberando de marcas a los volantes internos, para que estos participen activamente de la construcción del juego desde las salidas del fondo y, también, provocando la creación de varios “pasillos” entre las líneas de jugadores rivales, para aprovechar estos espacios y ubicarse como posibles receptores del balón. Esto genera una desorganización en los equipos rivales, perdiendo las marcas o presentando dudas para decidir a qué jugador marcar, como también las situaciones de mayor cantidad de jugadores de Estudiantes para imponerse en el sector medio de la cancha.
Para ello se vale de una constante movilidad por parte de los cinco volantes (3 volantes y 2 laterales) que se posicionan de esta manera cuando el Pincha tiene la posesión de la pelota y, sobre todo, de las acciones de los tres hombres que coloca como delanteros, siendo Federico González el principal referente entre los centrales rivales.
Por último, vale hacer mención al poderío de Estudiantes en las pelotas paradas. Tanto en el partido por Copa Argentina, contra Mitre, como contra Aldosivi, en su debut por la Superliga, el equipo de Milito logró convertir a través de una acción de balón parado. En el partido que enfrentó a Mitre llevó a cabo un movimiento predeterminado, con varios jugadores corriendo en dirección al primer palo, con el fin de “arrastrar” sus marcas y liberar la zona del punto del penal, y con un posterior desmarcaje de Federico González que sólo tuvo que empujar la pelota al fondo de la red tras un tiro de esquina.

En el partido de Aldosivi, luego de un tiro libre ejecutado desde uno de los costados con destino de área, supo rearmarse y valerse de la segunda acción para imponerse desde lo área y convertir a través de Schunke.

Son más las certezas que dudas del equipo que conduce técnicamente Milito, pero deberá continuar trabajando en las distintas fases para continuar sumando puntos, para alejarse del sector de los promedios bajos, y entrar en los puestos de clasificación para la Copa Sudamericana, teniendo por delante a Banfield e Independiente jugadas las dos primeras fechas del torneo.

Rafael Crocinelli

Previous "No está bueno pecar de literal en el arte porque la interpretación es lo lindo"
Next Análisis de rendimiento del Lobo