A semifinales

Argentina le ganó a Venezuela 2-0. Brasil espera en semis para el superclásico de América.


Segundo triunfo al hilo de la Selección Argentina. Fue 2-0 con goles de Lautaro Martínez y Giovanni Lo Celso. Se vio una cara totalmente renovada del equipo, mostrando un juego muy bueno y ordenado. Ahora tendrá que pensar en Brasil, quién será el rival de la siguiente ronda.

Todo empezó con la creatividad de Lautaro Martínez. Tras un buscapié de Sergio Agüero el ex Racing metió taco y caño al arquero Fariñez para poner el 1-0. De los goles más lindos de la Copa. Argentina siguió intentando y Venezuela aportó poco en la primera mitad, por lo que fue un duelo muy tranquilo.

En la segunda mitad casi mete doblete Lautaro. Se fue mano a mano y reventó el palo de un derechazo. Luego de esa escapada la Selección Nacional resignó espacio en la cancha y la pelota y se metió contra su arco, y aunque la “vinotinto” manejó la pelota a placer, estuvo impreciso y no logró generar peligro.

En una de las pocas de la segunda parte, Giovanni Lo Celso consiguió el segundo gol. El “Kun” remató, Fariñez no pudo controlar abajo y le dejó servido el rebote al volante del Betis para que haga sonar la red. Antes, Franco Armani (de gran partido) había tapado un mano a mano bárbaro que evitó el empate venezolano.

Los de Dudamel tuvieron alguna ocasión para intentar descontar pero no lograron llevarse nada. Argentina ganó y tuvo su mejor partido, incluso con un Messi desconocido. Ahora tendrá que ganarle al local si quiere seguir avanzando, Brasil será el rival en semis.

Formaciones:

-Argentina (2): Franco Armani; Juan Foyth, Germán Pezzella, Nicolás Otamendi, Nicolás Tagliafico; Rodrigo De Paul, Leandro Paredes, Marcos Acuña (20’ST Giovanni Lo Celso); Lionel Messi; Lautaro Martínez (15’ST Ángel Di María) y Sergio Agüero (39’ST Paulo Dybala). DT: Lionel Scaloni.

Venezuela (0): Fariñez; Hernández, Chancellor, Mago (Sotelo), Rosales (Seijas); Moreno; Murillo, Herrera, Rincón, Machís (Martínez); Rondón. DT: Dudamel

 

Emanuel Peralta

Previous La risa ¿herramienta de opresión o germen revolucionario?
Next Jaguares en la final