El desvarío humano: TOP 5 mejores adaptaciones de las páginas a la gran pantalla


Cada miércoles, Nahuel Rojas se acerca a El Impulso para traernos El desvarío humano, su columna de literatura. En esta oportunidad:

Top 5. Las mejores adaptaciones de las páginas a la gran pantalla

 

(5)

Match Point (2005): El filme dirigido por Woody Allen, tiene una inspiración en “Crimen y castigo” del ruso Fiódor Dostoyevski. La novela relata la historia de un joven estudiante que mata a una usurera para sacarle su dinero y sobrevivir a la miseria.  Dostoyevski se centra en el perfil psicológico del joven, quien debe lidiar con las consecuencias del crimen. La película de Allen se aleja de la gélida Rusia para centrarse en Chris Wilton (Jonathan Rhys-Meyers), un joven tenista profesional retirado de origen irlandés. Chris, aburrido de una vida entre burgueses, se rinde al enamoramiento de su cuñada, la bella Nola Rice (Scarlett Johansson). El filme hace particular hincapié, de la misma manera que el escritor, en la psicología del personaje frente a sus decisiones.

 

(4)

Watchmen (2009): Dirigida por Zack Snyder, esta película está basada en la novela gráfica homónima escrita por Alan Moore y dibujada por Dave Gibbons publicada entre 1986 y 1987. Tanto el filme como la novela, introducen un mundo en el cual se produjo un accidente en la investigación atómica de Estados Unidos, creando de manera involuntaria al super-homber Dr Manhatan. El país norteamericano, utilizando a este omnipotente personaje, gana fácilmente la guerra de Vietnam, asegurando  la continuidad presidencial de Richard Nixon y posicionando a la URSS como principal enemigo nuclear del territorio. En este contexto, nos narra la historia de un grupo de héroes disfrazados, que ya retirados, son asesinados por una misteriosa persona.

 

(3)

Los asesinos (1958): El cortometraje del ruso Andrei Tarkovsky está basado en un cuento del célebre norteamericano Ernest Hemingway escrito en 1926. Ambas obras están ambientadas en el país de origen tanto del director como del escritor. Narran una historia sobre dos personajes que ingresan a un bar para asesinar al boxeador O´Landerson. Si bien interpreta muy bien el texto original, la película, utiliza la cámara para generar la ilusión de personaje testigo, reemplazando así el roll del narrador.

 

(2)

Predestination (2014): El thriller de ciencia ficción australiano es dirigido por los hermanos Michael y Peter Spierig. Si bien el guion está basado en el cuento “Todos ustedes, zombies” escrito en 1958 por Robert Heinlein, carece de la aparición de estos clásicos resucitados. Heinlein nos cuenta la historia de un hombre (Ethan Hawke) empleado en un bureau de viajes temporales, cuya tarea es reparar “desajustes”. En este caso, debe ayudar a un personaje llamado La madre soltera. Una mujer, nacida hermafrodita que cambia de sexo luego de la pérdida de un embarazo. La película tiene un trasfondo más policial,  otorgando al protagonista la tarea de dar caza a un terrorista temporal. Ambos formatos prometen un final sorpresivo.

 

(1)

 

Blade-Runner (1995): Si bien el filme dirigido por Ridley Scott fue estrenado en 1982, aquí recomendamos una versión posterior del director. La película encuentra un origen parcial en la novela de Philip K. Dick “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? ”de 1968. Ambos formatos relatan la vida en un planeta Tierra devastado por la guerra nuclear. Como posible salvación, la humanidad envía a Marte una serie de androides que buscarán volver el planeta rojo más habitable. Muchos de estos robots se alejan de su tarea al desarrollar conciencia y emociones. Finalmente vuelven a la Tierra, donde escapan a ser retirados de las calles por unidades policiales. Si bien el libro tiene muchas  vertientes exploradas que aportan a crear un mundo sumamente complejo, la película logra enmarcar la historia con un nivel de detalle muy alto. ¿Qué nos hace humanos?; será el planteo luego de disfrutar cualquiera de estas dos versiones.

 

Escuchá la columna completa:

 

Previous Vuelven los premios a la labor escénica platense
Next Entre tanta oscuridad: Fulgor