El callejón mercado, un punto de encuentro gastronómico y urbano


Mientras surfeábamos en una ola interminable de bares idénticos apareció El Callejón. Este lugar rompe con lo establecido y nos invita, con su extravagante diseño, a sumergirnos en una suerte de Camden Town platense, donde te adentrarás en una calle angosta en la que la gastronomía está presente en cada rincón.

Una vez allí, nos sentamos en una banqueta de metal roja, a la intemperie, para esperar a uno de los dueños del lugar: Juan Rodriguez Luna.

El hombre, luego de unos minutos se acercó, sonriente. Usaba un poncho negro con flequitos en las puntas que se movían por la brisa otoñal que se apropiaba del lugar. Él, enérgico, se dirigió a una mesa alta y angosta de madera y nos pidió que nos acerquemos porque allí estaba techado y había un tubo radiante de calefacción.

“Este emprendimiento viene desde hace ya un tiempo largo. Con Emiliano Alvarez buscamos copiar el formato de mercado que hay en las grandes ciudades del mundo y el funcionamiento que tienen las zonas laborales”.

Juan es uno de los socios de El Callejón que está ubicado en 10 entre 46 y 47. En abril de este año abrió sus puertas al público y desde esa instancia hasta hoy no dejan de crecer y proponerse metas para progresar en conjunto con los puesteros.

El calleja, como le dicen ellos, es un espacio que, en menor escala, se asemeja a un mercado gastronómico donde todos los eslabones de la cadena funcionan transformando el espacio en una alternativa distinta a lo que acostumbramos en la ciudad. Fue intervenido artísticamente por diseñadores reconocidos del país como Falopapas, Snap, Samuel Reco, entre otros.

Al estar ubicado en pleno centro es accesible y por dentro se vive un espíritu de fin de semana pero con una diferencia: la fiesta se repite cada día porque está abierto de lunes a lunes abarcando a un público variado, desde oficinistas, estudiantes, abuelos que susurran entre ellos, turistas, parejas que se besan, hermanos, padres con cochecitos y perros que corren y se babean.

Hay música de fondo que acompaña el pasar de las horas y que fue seleccionada especialmente para que suene ese día por una DJ particular: Sol Porro (todos los días un DJ distinto interviene El Callejón). El recorrido es angosto y largo, la calle está asfaltada y sobre la “vereda” está el sector de las mesas, donde también podés sentarte en el cordón y observar los puestos gastronómicos que están en frente.

El sitio tiene una paleta variada de sabores, texturas y colores que recorren todo tu cuerpo, entrando por tus ojos a través de la iluminación de los faroles tenues que te transportan al mercado de La Boqueria de Barcelona pero entendiendo que estas en Argentina por la cantidad de banderines celestes y blancos en hileras que se dejan ver a una distancia muy larga.

Por otro lado, la practicidad que presenta el uso de una tarjeta exclusiva le da un toque distinto, consiguiendo una mayor facilidad para administrar el lugar y todo el dinero de los puestos sin que el chef ensucie la comida por haber manipulado antes el efectivo.

En el callejón prima el orden, el olorcito a comida casera, la risa y también la comodidad. Es un punto de encuentro para quien quiera pasar una tarde romántica acompañando el momento con un Wrap o un Bao de cerdo y una cerveza negra, aprovechando que la noche  se avecina cada vez más temprano por la llegada inminente del invierno.

En la entrada hay tres típicas cabinas de teléfono rojas, dentro de ellas están las cajeras que entregan la tarjeta electrónica cual Divermania para poder acceder a los puestos.

Luego de pasar por esta suerte de check in, te adentras en lo que es la extensa variedad gastronómica que ofrece el callejón: hay para elegir desde heladería, cafetería, pastelería, La Usina (restaurante gourmet), Bao Fun (gastronomía tailandesa), después hay un stand exclusivo de pastas, otros de ventas de hamburguesas, hot dogs, Wraps (hechos con verdura orgánica) y una cervecería artesanal. Disponen también de jugos naturales, pizzería y arriba, en la planta superior, se encuentra el bar.

La propuesta de los puesteros es variada y ellos tienen la obligación de rotar los menús de forma constante. Detrás de este emprendimiento hay mucha gente (alrededor de noventa personas dependen de este proyecto) por lo que es muy importante para los Pymes de la región.

Con solo dos meses de vida, El Callejón promete adelantos importantes que marcarán un antes y un después dentro de su corta trayectoria. Juanje explicaba: “Próximamente queremos instalar un microteatro, con un formato nuevo de obras de quince minutos para alrededor de quince personas aproximadamente. También vamos a hacer una verdulería orgánica y quizás los fines de semana haya una feria donde vamos a encontrar pescado fresco y demás conceptos para fortalecer el mercado”.

Con respecto a la cocktelería, Juan agregó: “también tenemos pensado poner otro puesto más que sea el expendedor de latas donde habrá latas importadas, para darle otra variante y otro tinte al lugar”.

Horarios:

Abierto todos los días, desde las 10 am hasta la 1 de la madrugada.

Los domingos y feriados abre al mediodía hasta la 2 de la madrugada

Puestos y menúes

Harina: Diego Martínez y Gustavo De Rosa se encargan de este local. Encontrarás variedad de panes, conservas, empanadas a leña, y deliciosos sandwich como el de pastrami, mostaza y pepino o las bagels con salmón curado con queso crema. También hay pizzas.

Bao Fun: La propuesta de Enrique Pironio se basa en bao, es decir, streetfood taiwanesa que se cuece al vapor. Tiene una textura esponjosa y un dulzor característico. Podés pedirlos rellenos con carne, cerdo, pollo, pescado o vegetales. Tip: Al ser un pan dulce, las salsas con las que lo acompañes son clave.

La Usina: El puesto con la comida más gourmet de todas. Encontrarás croquetas de hongos o espinaca, kebab de cerdo o pollo o rotolo. También brusquetas, wraps y ensaladas, opciones que van cambiando de acuerdo a los productos de estación.

Piccola Italia: En este local encontrarás sorrentinos mediterráneos: rellenos de tomate confitado + albahaca + jamón + muzzarella. Gemellis (fideos tirabuzón) con vegetales y soja, Fusili con demiglace de hongos. Gnocchetti a la bolognesa, y Resortinnis cuatro quesos, entre las especialidades y el postre infaltable.

Otilia: Si sos fan de las hamburguesas, éste es tu puesto: espectaculares burgers acompañadas con papas fritas. Entre las más vendidas están la de Cheddar y Bacon y la Platense (cebolla caramelizada + cheddar + bacon + tomate + lechuga + salsa Otilia).

The Cousins: los mejores hot dogs neoyorquinos. Imperdible el “Queens”: panceta crocante + cebollas confitadas + tomates secos + alcaparras + aceitunas negras + pasta de guacamole +  mayonesa con lima y cilantro.

Zo Street Food: En este espacio los Ribs a la barbacoa son los protagonistas, también están presentes los Chori Pancakes como el pebre (cebolla + ají + tomate + cilantro), el Bacon (panceta y cheddar) y el tradicional con chimichurri. Los Ribs y los Choris vienen acompañados por fritas.

All Wraps: Un Wrap es toda la materia prima orgánica envuelta en un pan servilleta (pan cocinado en un disco dado vuelta, sag armenio). Los wraps son sanos y orgánicos, las verduras son sacadas de una huerta organica unica en la ciudad: INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agraria). La base de los Wraps puede ser de queso de cajú, humus de garbanzo, queso de girasol, salsa caesar y todos tienen al menos una proteína.

Simple Pastelería: Muffins, budines, tortas como cheesecake, brownie o lemon pie entre las más tentadoras delicias pasteleras en este lugar.

Artemio: Heladería artesanal con una variedad de helados para todos los gustos.

Llama Coffee Roasters: Es una cafetería que selecciona los mejores granos de café para que puedas ir a la mañana a desayunar o a merendar con unas medialunas o el acompañamiento que prefieras.

Merrys: En este stand podés pedir los más deliciosos sándwiches con una carne braseada de cerdo o ternera que se corta sola: tiene doce horas de cocción en un horno ahumado. Hay cuatro variedades, Big Sandy (Tiene una base de crema de cheddar y miel + hongos + zanahorias + carne a elección + cebolla) Bowie (A base de mostaza casera + carne a elección + queso fundido + cebolla + rúcula) Texas, que es más simple para la gente que no le gusta tan estrambótico lleva: salsa alioli + pepino + repollo + verdeo + carne a elección. Por último: el sanguche Rancho Viejo (salsa de orégano + papas pay + salsa criolla a base de pimentón, cebolla y tomate).

 

 

Previous "El trazado de La Plata representa una logia" por Cristina Espinosa
Next “Estamos trabajando en malas condiciones y no hay respuestas de las autoridades” Malena Medone