“By order of the Peaky Blinders”

por Juan Bellesi


 

Juan Bellesi, columnista de series, habló de la serie británica Peaky Blinders en el programa Tarde Neurótica.

Peaky Blinders se sitúa el período post primera guerra mundial, en Brimingham, Inglaterra, dónde había varios ex combatientes golpeados psicológicamente por el enfrentamiento bélico.

Los Peaky Blinders son una familia gitana de apellido Shelby, compuesta por una tía, tres hijos varones y una hermana más que evita participar del negocio familiar.
Tomás Shelby, el segundo de los hermanos es quien vuelve de la guerra con varios problemas psicológicos producto de la violencia que vivió en combate.


Dentro de la serie se ven escenas de xenofobia, de racismo, entre gitanos, una nación sin fronteras que divagaba por Europa y los iban echando de distintos lados.
Esta familia de gitanos se instala en Brimingham y se centran en el mundo de las apuestas y el turf. Si bien los Peaky Blinders arrancan desde abajo, empiezan a escalar en el mundo de la mafia, de los corredores de apuestas y la pregunta es qué tan malos son los malos y qué tan buenos son los buenos, si son buenos, hablando de la fuerza de la ley.
Winston Churchill es uno de los políticos que aparece en escena, quien envía a fuerzas policiales a poner orden en Brimingham y acabar con la mafia de las apuestas.

Una de las características para destacar es la escenografía y la adicción de los personajes en sus papeles, en sus actuaciones. El que personifica un Irlandés habla más irlandés que los mismos irlandeses, la interpretación del escocés, el whisky escocés y un detalle que impacta es que la música es contemporánea, con Artic Monkeys, The Clash, entre otros, música contemporánea en una época que no fue creada pero que funciona a la perfección.
La serie son cuatro temporadas de seis capítulos y se espera para el próximo año la quinta temporada. Cada capítulo dura alrededor de 54 minutos.
Hay historias de amor, distintas religiones, nacionalidades, europeos, americanos, es una serie que toca una gran cantidad de temas distintos.

Peaky Blinders, el nombre, hace referencia a unas boinas que usaba la familia, que tenían una cuchilla como las de hoja de afeitar, en la visera, y las utilizaban cuando no lograban cerrar acuerdos, para lastimar o asesinar a sus enemigos.

Previous Nueva edición de la Feria del Libro Infantil y Juvenil
Next Derecho a la información en papel